More

    Asesina “El Chueco” a jesuitas por darle los santos oleos a víctima en Urique

    - Advertisement -

    Por: La Redacción.

    Chihuahua, Chih., a 21 de junio del 2022.- Dos sacerdotes jesuitas que se encontraban al interior de un templo en la comunidad indígena de Cerocahui en el municipio serrano de Urique fueron acribillados a manos del líder criminal José Noel Portillo  alías “El Chueco”.

    Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar este último de 80 años de edad son los nombres de los dos sacerdotes jesuitas asesinados, quienes por el solo hecho de dar la extremaunción a un hombre que llegó a las puertas del templo fueron asesinados.

    Testigos de los hechos narraron que, cuando el “El Chueco” le reclamó al sacerdote el auxilio espiritual que ofreció al herido este lo asesino, por lo que el sacerdote Javier Campos, el otro sacerdote que lo acompañaba al intentar auxiliar a su hermano Jesuita, fue también asesinado, acto seguido el líder criminal ordenó llevarse los cuerpos de los sacerdotes.

    José Noel Portillo  alías “El Chueco” no solamente es el responsable de este crimen, sino además es responsable del desplazamiento forzado de cientos de indígenas y mestizos que viven en medio del terror en el municipio de Urique y zonas aledañas en la Sierra Tarahumara, donde opera en total impunidad el líder del Cártel de Sinaloa.

    Entre las investigaciones que existen en contra de este criminal se encuentra su participación en el homicidio del turista norteamericano,  Patrick Bracton Andrew, asesinado en el 2018 cuando “El Chueco” lo confundió con un agente de la DEA, al andar “turisteando” como civil y hablando inglés.

    La última acusación que le hizo la Fiscalía General del Estado de Chihuahua a “El Chueco” fue el asesinato de Cruz Soto Caraveo, un habitante de la comunidad de Monterde en el municipio de Guazapares, que se hizo pasar por activista y derechohumanista para acceder a la protección del Estado.

    Sin embargo, en los informes concentrados por la propia autoridad, Cruz Soto había hecho negocios con Noriel “El Chueco”, a quien le rentó unas hectáreas para que pudiera producir amapola y marihuana, pero que luego de unos conflictos decidió terminar la relación y lo denunció al ejército.

    Desde entonces y hasta el 19 de octubre, se mantuvo una discusión entre ambos personajes, hasta que Cruz Soto decidió volver a la sierra y el grupo fue por él para que pagara por la traición al grupo criminal.

    Hoy “El Chueco” deja en la orfandad espiritual a una comunidad que vive amenazada por el narco que opera en total impunidad, pues ya han sido varios los operativos desplegados para detener a este criminal sin que hayan rendido frutos positivos.

    - Advertisement -

    Artículos recientes

    Artículos relacionados

    spot_imgspot_img