More

    Las denuncias pública de periodistas nos ayudan mucho: López Obrador

    - Advertisement -

    Chihuahua, Chih., a 29 de diciembre del 2021.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador expresó que las denuncias públicas “si, ayudan mucho, es mucho mejor que quedarse callados”.

    Lo anterior luego de que el periodista Hans Salazar, de Noticiero en Redes cuestionara durante la “Mañanera” al mandatario federal con respecto a la denuncia realizada a través de sus redes sociales por parte del periodista experto en narcotráfico, Ricardo Ravel, quien publicó dos tuits donde aseguraba lo siguiente:

    ‘Si me matan, todos ustedes ya saben quién es responsable. Pido que Alfaro presente demanda. Nos vemos en tribunales internacionales, no en los atenazados por la mafia’. Y enseguida dice: ‘No he sido notificado de la demanda, le exijo al gobernador Enrique Alfaro que la presente, la estoy esperando, me urge y que no amague, va o no va’.

    En este sentido, López Obrador aeveró que existe este foro, es decir, la Mañanera donde se puede hacer con toda libertad, sólo con la consideración de que no se puede culpar a nadie sin tener elementos de prueba, sin un proceso legal; eso es el Estado de derecho.

    Sin embargo, “tenemos que garantizar el derecho a la libre manifestación de las ideas, el derecho que tienen ustedes a ejercer la libertad de expresión, la libertad de prensa. Son derechos conquistados desde hace siglos por el periodismo y deben hacerse valer”.

    Que hay quienes nos ven, que además es gente muy responsable, muy consciente, la mayoría del pueblo de México es muy responsable, da gusto decirlo, el pueblo de México es de los pueblos más politizados en el mundo; a veces eso es lo que no alcanzan a entender algunos.

    Cómo es posible que en tampoco tiempo o cómo es que no se daban cuenta de que el pueblo era sabio y había que respetarlo, y de repente toda esa sabiduría, todo ese conocimiento emerge, se expresa, se manifiesta y ya no saben cómo enfrentar esa realidad, porque suponían que el pueblo no existía, y no. Eso fue un desconcierto para muchos, es algo, guardadas las proporciones, como cuando se cae el muro de Berlín o deja de existir la Unión Soviética. Imagínense, quienes se habían formado con esa cultura política cómo se quedan. Pues es algo parecido. ‘El pueblo —decían— acepta todo’. 

    Y aplica —ya lo hemos visto aquí muchas veces, pero es una muy buena lección— aplica aquello de que una mentira que se repite muchas veces puede convertirse en verdad. Acuérdense de la carta de Lucas Alamán a Santa Anna después de que nos quitan la mitad del territorio y se tiene que ir Santa Anna al exilio, y Lucas Alamán, que era el ideólogo de los conservadores le dice: ‘Regrese, le necesitamos; venga, no se preocupe, nadie le va a reprochar nada porque nosotros tenemos el control de los periódicos y nosotros manejamos…’ En ese entonces, en vez de opinión pública se decía ‘la opinión general’. Pero estamos hablando de 1854, 53.

    Y lo de Goebbels con Hitler fue en el siglo XIX, en los años 40, o sea, casi 100 años antes ya Lucas Alamán había sentenciado de que con los periódicos se podía dominar a un pueblo y eso se siguió en todo el siglo XX.

    Me acuerdo que en las Memorias interrumpidas, de Mitterrand, decía que en Francia nunca lo mediático iba a dominar, que la televisión no iba a jugar un papel decisivo como en otras partes, porque los franceses tenían mucha capacidad para leer sobre las noticias, escucharlas, verlas, discernir. Pues se equivocó ese gran presidente, porque en Francia también llegaron a tener y siguen teniendo mucha influencia los medios.

    Entonces, ahora en México es distinto. Me decía un empresario, platicábamos y su asombro era cómo había yo enfrentado a los medios. Como es un empresario conocedor de la vida pública del país y ya grande, me hablaba de que cuando inició el gobierno de Zedillo tomaron la decisión de que no iba a haber publicidad y que los medios pasaban a segundo plano porque acaba de terminar el sexenio de Salinas. Me comentaba el empresario que le llamó la atención. 

    Pero no aguantaron ni un año y lo doblaron. Claro, imagínense cómo iba a aguantar sin los medios, con el Fobaproa, si tenía que convertir las deudas privadas en deuda pública, necesitaba a los medios para que le aplaudieran, aunque se afectara al pueblo.

    Entonces, ahora es distinto, pero no somos nosotros, es este cambio de mentalidad que hemos logrado entre todos, por eso le tengo confianza a la gente. 

    Y se pueden hacer aquí denuncias y, también que se tome en cuenta; si se pasan, ya la gente, aunque les vean aquí, dice: ‘Ese no, no me gusta mucho, porque exagera, vuela, esta compañera sí es muy objetiva’.

    Lo mismo, una cosa que debemos todos celebrar a finales de este año es de que no se ve que haya paleros, nunca Jesús le ha dicho a algunos de ustedes: ‘Pregúntale esto al presidente’, si cuando quiero decir algo no necesito que me pregunten, lo digo. Entonces, es interesante, concluyó López Obrador.

    - Advertisement -

    Artículos recientes

    Artículos relacionados

    spot_imgspot_img